Archive for the ‘Libros’ Category

Adiós, muñeca

Tenía ganas de conocer al detective Philip Marlowe.

“Adiós, muñeca” está considerada por muchos críticos como la mejor novela de Raymond Chandler, así que me decidí por ella.

Moose Malloy acaba de salir de la cárcel y va en busca de su chica, pero su chica no está. En su búsqueda se topa con el detective Philip Marlowe, que se encargará de mala gana de encontrar a la pequeña Velma. Pista tras pista Marlowe se encuentra con un mundo de corrupción donde el dinero y el poder son lo mas importante, y todo vale para conseguirlos.

“Adiós, muñeca” es la típica novela negra de detectives. Tipo duro con gabardina, cabizbajo y cara cubierta por un sombrero de ala ancha que solo deja asomar el pitillo humeante que se sostiene de milagro en la comisura de los labios. Despacho lúgubre iluminado por los rayos de Sol que se cuelan por los agujeros de las persianas resaltando el polvo en suspensión y el serpenteante humo de la pipa, con mobiliario viejo de madera en cuyos cajones siempre habrá una pistola a mano, o alguna que otra botella de whisky. La policía tocando las pelotas, obstaculizando el trabajo y los malos, que se dan cuenta de quien es el que les va a causar problemas, prestos a confeccionarle un traje de madera.

La novela es entretenida y se deja leer, pero por ahora he tenido bastante. Tiene algunas situaciones forzadas aunque no mas que las rimbombantes descripciones de Chandler:

“Pasaban coches, barriendo el asfalto con una luz fría y blanca, y en seguida desaparecían tragados por las tinieblas… Jirones de bruma perseguían a las estrellas en el cielo”

“Afuera la niebla se había esfumado y las estrellas brillaban como estrellas de metal en un cielo de terciopelo negro…”

El final quizás es demasiado… ¿abierto? O quizás demasiado realista en cuanto a como terminan los casos de corrupción de verdad.

Lo que menos me ha gustado ha sido el detective del que tanto había oído hablar. Philip Marlowe es un tipo duro seguro de si mismo, tanto que llega a ser desagradable. Es chulo, prepotente, arrogante, maleducado, de vuelta de todo, amargado. No tiene clase. Detesto a la gente así, y mas que los pongan en un pedestal. Me toca lidiar con demasiados gallitos en el día a día como para que el supuesto héroe del libro que me ocupa sea uno de ellos.

Pues eso.

¡Cagontó! El gran libro de Ivà

Ramón Tosas Fuentes, Ivà, nos dejó el 22 de julio de 1993 en un fatídico accidente de coche.

Afortunadamente la gente de “El Jueves” ha sabido recopilar en “¡Cagontó! El gran libro de Ivà” algunas de sus mejores historias, aderezadas con bocetos, dibujos, fotografías, curiosidades, etc…

“Maninavaja: el último choriso” e “Historias de la puta mili” fueron sus obras mas conocidas, pero Ivà fue muy prolífico y nos dejó innumerables viñetas en revistas como “El Papus”, “Barrabás”, “El Jueves” y varios periódicos, todas ellas con un humor ácido, irreverente, directo, crudo y cargado de crítica social, política y religiosa. Nunca se cortó un pelo en decir lo que pensaba, no dejaba títere con cabeza.

Sus dibujos en apariencia sencillos, sin apenas decorado, sin color, grotescos, son a mi parecer una verdadera obra de arte. Con un simple trazo, unas pequeñas líneas o unos puntitos podemos reconocer a un personaje famoso, matices en la expresión o un movimiento sutil. Y que decir del lenguaje, algo propio e inconfundible que ocupa la mayor parte de sus páginas ¿Que no lan leío? Po fueno, po fale, po malegro.

Ivà empezó en tiempos difíciles junto con otros humoristas como Óscar Nebreda, Forges, Ricardo, Ferreres, J.L. Martin, Maikel, Gallego y Rey, Máximo, Bernet, Monteys, Toni Batllori, Vizcarra, etc… y para hacerse una idea de lo que es y lo que fue el humor gráfico en España, nada mejor que ver el documental “Artesanos del Humor”

Seguro que tampoco lan vit·to todavía

¡Cagontó!

Caín

¿Qué diablos de Dios es éste que, para enaltecer a Abel, desprecia a Caín?

Cuenta la Biblia que Caín, hijo de Adán y Eva, enloqueció de celos cuando Dios despreció su sacrificio al preferir el que le ofrecía su hermano Abel, y acabó matándolo a golpes con una quijada de burro. Dios lo condenó a una vida errante. Y ya.

José Saramago le da una vuelta de tuerca a la historia y nos cuenta los viajes de Caín, su paso por lugares como las tierras de Nod, la torre de Babel, Sodoma y Gomorra, los muros de Jericó y el monte Sinaí observando las obras de Dios, cada cual mas absurda y desconcertante hasta su embarque en el arca de Noé.

Caín está furioso, Dios no es de fiar, pero tiene un as guardado en la manga y espera paciente el momento de enseñarlo.

Con un humor irónico, José Saramago le da una patada en el trasero a la religión, a Dios, y a las cosas que la humanidad ha hecho en su nombre cuando, como él dice, lo lógico, lo natural, lo simplemente humano, hubiera sido mandar al señor a la mierda.

Muy recomendable. Un final sorprendente. Tengo ganas de coger “El evangelio según Jesucristo” también de Saramago.

P.D.: José Saramago fallece el 18-6-2010

In memoriam

Descanse en paz

El ángel mas tonto del mundo

Es navidad en el pequeño pueblo californiano de Pine Cove, pero Papá Noel no va a venir. Josh, un inocente niño, ha visto como le clavaban una pala en la cabeza y lo dejaban tieso.

Para Josh es una tragedia, los niños se van a quedar sin regalos y sin navidad, así que reza con todas sus fuerzas y le pide a Dios que resucite a Papá Noel. Y Dios le oye. El problema es que al ángel que le envía le falta un hervor.

El policía Theo Crowe con sus problemas para imponerse y dejar la marihuana, su pareja Molly, conocida como “la nena guerrera de allende la frontera” en las películas de serie B que protagonizó, Tucker Case, mujeriego requemado acompañado siempre de Roberto, su murciélago gigante de la fruta, Lena Márquez, la desdichada esposa del cabronazo Dale Parson y otros muchos habitantes de Pine Cove no tienen ni idea de la fiestecita que les ha montado el ángel mas tonto del mundo al ir por ahí resucitando sin to ni son.

La historia es absurda, la trama casi inexistente y el final un tanto decepcionante. Christopher Moore ha estado flojo en estos aspectos. “El ángel mas tonto del mundo” ha de tomarse sin pretensiones, sin esperar algo mas que pasar un rato entretenido leyendo su estilo ácido, crítico, de humor sarcástico, a veces absurdo pero siempre divertido, porque poco mas hay.

No es un plato gourmet, pero sí una pequeña golosina.

Las armas de tu insignificante Dios gusano son inútiles contra mi superior kung-fu navideño”

Historia del tiempo

¿Que es la gravedad? ¿Es materia la luz? ¿Como es el universo? ¿Tuvo un principio y tendrá un final? ¿Que es un agujero negro? ¿Se puede viajar en el tiempo? ¿Hay mas de tres (o cuatro) dimensiones?

Si alguna vez se han hecho alguna pregunta similar, les interesará leer “Historia del tiempo. Del big bang a los agujeros negros” de Stephen W. Hawking.

Hawking explica de forma sencilla y comprensible los conceptos fundamentales de la mecánica newtoniana, la teoría de la relatividad, la mecánica cuántica y la cosmología contemporánea para entender el origen del universo, la creación del espacio-tiempo y su evolución hasta el presente y futuro. El libro también nos sirve como repaso de la historia de la física teórica y sus descubrimientos.

Si bien algunos conceptos son bastante abstractos y complicados de entender, Hawking narra de forma amena y entretenida los principios científicos mas enrevesados y sin utilizar tecnicismos ni interminables fórmulas matemáticas como otras publicaciones del género llega a un asombroso nivel de detalle y consigue que uno comprenda cosas como el ciclo de vida de una estrella o que el átomo no es tan indivisible como algunos creen.

Desde su publicación en 1988 han habido muchos avances científicos. Hay nuevas teorías sobre la materia y energía oscura y sobre la expansión del universo, por ejemplo, pero nada entendible sin conocer lo expuesto en “Historia del tiempo”

Imprescindible para curiosos y mentes inquietas.

Ciudad de huesos

Conocí a Michael Connelly con “Deuda de sangre”, que me encantó, y cuando me topé con “Ciudad de huesos” en la biblioteca decidí repetir con el autor.

Un doctor retirado avisa a las autoridades cuando, paseando a su perro, este le trae un hueso que parece humano. El detective Harry Bosh es el encargado del caso y descubrirá que en un apartado rincón de las colinas de Hollywood, alguien enterró a un niño de unos doce años… hace veinticinco.

El esqueleto del muchacho presenta claros indicios de maltrato prolongado, lo cual aumenta las ganas del departamento de policía por encontrar al culpable, pero el tiempo transcurrido y el deterioro de las pocas pruebas encontradas dificulta la investigación.


Lo primero que noté al empezar la lectura es que todavía estaba inmerso en el “efecto Stieg Larsson”. Echaba de menos descripciones mas detalladas de los personajes y de lo que les pasaba por la cabeza. “Ciudad de huesos” puede “verse” como una película, muestra la acción tal como va pasando con pocas añadiduras mas, y el contraste es evidente.

Aun así, y siendo catalogada como la mas floja de las historias de Harry Bosh por los fans de Connelly, sin demasiado misterio y de final predecible, tiene buen ritmo, es entretenida y sin momentos de bajón como ocurría con Larsson.

Los años que pasó Michael Connelly como reportero criminal se hacen notar cuando narra las tareas cotidianas del policía de Los Ángeles, su burocracia y la vida dentro del departamento, lo que hace la novela mas real e interesante.

Una lectura recomendable, aunque me gustó mas “Deuda de sangre”

Tengo ganas de probar con otras historias de Harry Bosh como “El eco negro” o “Echo Park”

Saludos.

La reina en el palacio de las corrientes de aire

La última entrega Millenium se coge con ganas, pues Stieg Larsson nos deja con la miel en los labios al terminar la anterior. Bien podrían juntarse en un solo libro, si hubiera un formato capaz de aguantar su peso sin descuajaringarse.

Mikael Blomkvist todavía no ha podido probar la inocencia de una maltrecha Lisbeth Salander, que se recupera en el hospital rodeada de enemigos dispuestos a impedírselo. Pero Lisbeth tiene recursos. Gracias a sus pocos amigos y grandes habilidades como hacker, saldrá virtualmente de su confinamiento para allanar el terreno en vistas al juicio que le espera.

Mientras, la policía sigue tratando de desvelar que ocurrió realmente con los reporteros Dag y Mia, quienes son Alexander Zalachenko y Ronald Niedermann, y por qué parece haber una organización secreta del gobierno que les encubre.

La revista Millenium sigue las investigaciones de cerca, y su redacción no estará exenta de peligro.

“La reina en el palacio de las corrientes de aire” está en la línea del anterior libro, y a su altura. El ritmo es bueno y la forma de escribir de Larsson entretenida incluso en los momentos irrelevantes. Pero todo eso da igual. Llegados a este punto uno la devora en un santiamén con tal de saber que será de Salander, ¿irá a prisión? ¿buscará a Mimmi? ¿donde está Niedermann? ¿saltará el escándalo en el servicio secreto sueco? ¿logrará Millenium publicar otro bombazo?

Stieg Larsson ha creado personajes con identidad propia, bien definidos, complejos, y ha logrado que nos metamos en sus mentes y nos hagamos una idea bastante exacta del tipo de personas que serían en la vida real, con sus virtudes y sus defectos, buenos o malos. Ese es el punto fuerte de sus novelas.

La crítica social es patente en los tres libros. La corrupción en las grandes empresas, los prejuicios sociales, la sed de poder de a quien se le da un poco, las injusticias y crímenes que se permiten por una burocracia absurda, incompetencia o aceptación social, la manipulación de los medios, etc… Pero sobretodo Larsson defiende la igualdad entre hombres y mujeres, en todos los aspectos, como el trabajo, los derechos, el sexo o la vida en pareja. No en vano sus personajes mas fuertes y carismáticos son mujeres. Lisbeth Salander, Erika Berger, Harriet Vanger, Miriam Wu, Sonja Modig, Monica Figuerola… También nos habla de valores como la amistad, la lealtad o la tolerancia.

Los tres libros enganchan, crean adicción. Rebosan suspense y acción, y no es de extrañar que se hayan querido pasar a la gran pantalla. El problema es que para hacerlo bien se hubiera tenido que producir algo como lo que Peter Jackson hizo con “El señor de los anillos”, y que pese a su magnitud dejó pasar algunos detalles que todos los lectores echaron en falta. En las películas de Millenium, que no están mal del todo, la cantidad de cosas, ya no detalles, que se dejan pasar es enorme, y se han visto obligados a cambiar algunos sucesos para comprimir la historia de cada entrega en dos horas.

Unas novelas totalmente recomendables. Lástima que Stieg Larsson nos haya dejado y no podamos disfrutar mas de sus historias.

Saludos.

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

Segunda entrega de la trilogía Millenium, tan interesante y adictiva como la primera.

Mientras Lisbeth Salander se toma unas vacaciones para olvidarse de todo, la redacción de Millenium está preparando un sonado reportaje sobre la trata de blancas con Dag y Mia, los reporteros que investigan la historia.

De repente, Dag y Mia son asesinados y Lisbeth figura como principal sospechosa. Mikael Blomkvist intentará defenderla y probar su inocencia, encontrándose con su pasado, con un escurridizo asesino sin escrúpulos y una trama de corrupción que podría salpicar a las mas altas esferas del gobierno sueco.

Millenium2

Otra vez la verdadera acción no llega hasta la mitad del libro, y se puede hacer desesperante la espera, pues Larsson alarga con detalles situaciones que parecen no tener nada que ver con la historia. Por ejemplo; durante tres páginas llega a relatar que tipo de coche alquiló Lisbeth, por que calles pasó, que desayunó, que modelos de muebles compró en el Ikea, etc…

No es que sea aburrido, pero acabas tirándote de los pelos y clamando que pase algo, y entonces ¡PAM! Te suelta la bomba y ya no puedes dejar de leer. Dan ganas de terminarlo del tirón.

La interesante trama y el descubrimiento de la historia de Salander crean verdadera adicción y aunque el ritmo decaiga en algún momento puntual, la forma de escribir de Larsson hace que se lea rápido y el final llegue en un santiamén. Final que pide a gritos empezar con la tercera parte inmediatamente.

En esta entrega queda mas patente que Stieg Larsson denuncia la corrupción, la incompetencia policial y los absurdos prejuicios arraigados en la sociedad.

Una lectura totalmente recomendable, con mas acción que engancha y la hace mas espectacular, aunque la primera entrega me pareció algo mas elaborada.

Pronto mi opinión sobre la tercera y última entrega de Millenium.

Saludos.

Los hombres que no amaban a las mujeres

El reciente boom de la trilogía Millenium, de Stieg Larsson, ha generado un sinfín de críticas y a pesar de su éxito muchos lo tachan de previsible, pesado y de no aportar nada nuevo. Y es cierto que tiene defectos, como todos, pero yo he disfrutado mucho leyendo “Los hombres que no amaban a las mujeres”

Mikael Blomkvist, un periodista financiero, redactor jefe y cofundador de la revista Millenium, es contratado por Henrik Vanger, un importante empresario ya retirado de ochenta y dos años, para desvelar el misterio del asesinato de su sobrina Harriet que desapareció cuatro décadas atrás y que sigue sin resolver. Desde entonces, cada día de su cumpleaños y como burla del asesino, Henrik recibe una flor enmarcada en un pequeño portafotos. Mikael recibe la ayuda de la investigadora Lisbeth Salander y, juntos, se embarcarán en una historia de negocios turbulentos, odios familiares, espionaje y violencia.

Millenium1

La verdadera acción no llega hasta la mitad del libro, y hasta ahí es mas bien una introducción a los personajes y a la trama. En varias ocasiones se alarga y entra en demasiados detalles sobre las cosas y las acciones de los personajes. Parece estar haciendo bulto, pero Larsson lo hace con una gracia que no te desanima en absoluto a seguir leyendo. Además, ese nivel de detalle hace que te metas en la trama como un investigador mas. Siempre quieres saber mas. La lectura se acelera y el final del libro llega antes de lo que pensabas al ver el tocho. Engancha.

El punto fuerte de la novela son sus personajes. Cada uno tiene su personalidad bien definida, y Larsson consigue que los veamos como si los conociéramos en la vida real. Lisbeth Salander es inolvidable, es el tipo de persona que tratarías de evitar a toda costa, pero sin saber muy bien como acabas por cogerle cariño.

El círculo de la historia se cierra, pero queda demasiado evidente que hay que leer otro libro para saber que ocurre con Lisbeth Salander. Además, queda un cabo… mas olvidado que suelto: Gustaf Morell, el agente que se encargó de la investigación en 1966. Es lo único reprochable.

Una lectura totalmente recomendada.

Tengo los otros dos en casa y voy a ponerme ahora mismo.

P.D.: Ya estoy terminando el último.

El pasillo de la muerte

Otra genialidad del maestro del terror Stephen King.

“El pasillo de la muerte” fue publicada por primera vez en 1996 en fascículos quincenales, cuando Stephen King quiso recuperar el formato en que entregaba sus novelas Charles Dickens y que tanto le gustaba. Mas tarde revisó el material para incluirlo en un solo tomo.

Cuenta la historia que vivió Paul Edgecombe cuando trabajaba en la prisión de Could Montain como encargado del bloque E, el de los condenados a morir en la silla eléctrica.

Paul y sus compañeros se encargan de cuidar a los presos, de hablar con ellos y prepararlos para su último día. Por lo general no hay problemas, pues el arrepentimiento y la cercanía de “la freidora” los tiene tranquilos, aunque no sea esa la palabra exacta. La llegada del salvaje William Wharton “Billy el Niño” los pondrá a todos bastante nerviosos, y el funcionario enchufado Percy Wetmore, un auténtico grano en el culo, no contribuirá a mejorar las cosas.

MillaVerde

El preso mas extraño que llega al bloque E es John Coffey (suena parecido a café, pero no se escribe igual), un musculoso negro de proporciones gigánticas acusado de violar y matar salvajemente a dos pequeñas hermanas. Pese a su aparente naturaleza violenta, Coffey se comporta como un niño amable, sosegado, triste y poco inteligente que pasa la mayor parte del tiempo llorando en su celda. Todo cambia cuando Paul Edgecombe descubre los milagrosos poderes curativos de Coffey y junto con sus compañeros se arriesgará a vivir una alocada aventura. Pero descubrirán que hay cosas que no se pueden cambiar.

Stephen King nos hace llegar con terrible crudeza la angustia que sufren los presos momentos antes de su ejecución. Los ensayos de las mismas, el repaso del procedimiento, son solo una antesala de lo que les espera. Presenta y describe tan bien a los personajes que puedes meterte bajo su piel. La pena de Hal Moores por su esposa y como esta se transmite a Paul es palpable. La historia de Delacroix y su ratón Cascabel es fantástica, y la bondad que irradia el grandullón desconcertante e inolvidable.

El estilo es el típico de King, pero parece que le falte una última pulida para ser él mismo, para soltarse del todo, como en “El cazador de sueños” por ejemplo. Pero no se le puede reprochar nada.

Es uno de los pocos libros que tiene una película a la altura: “La milla verde”, llamada así por el linóleo verde que cubre el suelo del bloque E. También es el título original del libro. En algunos momentos incluso está mejor resuelta que el libro, como cuando Paul se acerca a Coffey y este le agarra la entrepierna. Resulta mas plausible cómo ocurre en la película, igual que cuando se descubre el pastel de William Wharton. Incluso la coletilla que sigue al nombre de Coffey está mejorada.

Una lectura muy recomendable y, quien iba a decirlo, también el visionado del film.

{A todos nos llega el final; sé que no hay excepciones. Sin embargo, Dios mío, a veces el pasillo de la muerte parece tan largo…}

Anécdota:

Al abrir el libro, cayó en mis manos un curioso marcapáginas olvidado en su anterior lectura.

Marcapaginas