Archive for 24 junio 2010|Monthly archive page

Caín

¿Qué diablos de Dios es éste que, para enaltecer a Abel, desprecia a Caín?

Cuenta la Biblia que Caín, hijo de Adán y Eva, enloqueció de celos cuando Dios despreció su sacrificio al preferir el que le ofrecía su hermano Abel, y acabó matándolo a golpes con una quijada de burro. Dios lo condenó a una vida errante. Y ya.

José Saramago le da una vuelta de tuerca a la historia y nos cuenta los viajes de Caín, su paso por lugares como las tierras de Nod, la torre de Babel, Sodoma y Gomorra, los muros de Jericó y el monte Sinaí observando las obras de Dios, cada cual mas absurda y desconcertante hasta su embarque en el arca de Noé.

Caín está furioso, Dios no es de fiar, pero tiene un as guardado en la manga y espera paciente el momento de enseñarlo.

Con un humor irónico, José Saramago le da una patada en el trasero a la religión, a Dios, y a las cosas que la humanidad ha hecho en su nombre cuando, como él dice, lo lógico, lo natural, lo simplemente humano, hubiera sido mandar al señor a la mierda.

Muy recomendable. Un final sorprendente. Tengo ganas de coger “El evangelio según Jesucristo” también de Saramago.

P.D.: José Saramago fallece el 18-6-2010

In memoriam

Descanse en paz

Anuncios

El ángel mas tonto del mundo

Es navidad en el pequeño pueblo californiano de Pine Cove, pero Papá Noel no va a venir. Josh, un inocente niño, ha visto como le clavaban una pala en la cabeza y lo dejaban tieso.

Para Josh es una tragedia, los niños se van a quedar sin regalos y sin navidad, así que reza con todas sus fuerzas y le pide a Dios que resucite a Papá Noel. Y Dios le oye. El problema es que al ángel que le envía le falta un hervor.

El policía Theo Crowe con sus problemas para imponerse y dejar la marihuana, su pareja Molly, conocida como “la nena guerrera de allende la frontera” en las películas de serie B que protagonizó, Tucker Case, mujeriego requemado acompañado siempre de Roberto, su murciélago gigante de la fruta, Lena Márquez, la desdichada esposa del cabronazo Dale Parson y otros muchos habitantes de Pine Cove no tienen ni idea de la fiestecita que les ha montado el ángel mas tonto del mundo al ir por ahí resucitando sin to ni son.

La historia es absurda, la trama casi inexistente y el final un tanto decepcionante. Christopher Moore ha estado flojo en estos aspectos. “El ángel mas tonto del mundo” ha de tomarse sin pretensiones, sin esperar algo mas que pasar un rato entretenido leyendo su estilo ácido, crítico, de humor sarcástico, a veces absurdo pero siempre divertido, porque poco mas hay.

No es un plato gourmet, pero sí una pequeña golosina.

Las armas de tu insignificante Dios gusano son inútiles contra mi superior kung-fu navideño”

Desangre en Dubai

Hay que tener cuidado a la hora de escoger los destinos para nuestras vacaciones.
.
Publicado el 2 de junio de 2010 en www.lasprovincias.es
.
Ana G. B. y su marido Javier S.G. no olvidarán fácilmente lo que debería haber sido un crucero de placer por los Emiratos Árabes y que se convirtió en una pesadilla para ambos dentro de la sala de un hospital de Dubai. Los dos setabenses contrataron con Costa Cruceros un viaje a bordo del barco Costa Luminosa, en el cual embarcaron en Dubai después de viajar a Zurich vía Madrid, para recorrer ciudades como Abu Dhabi, Al Fujayrah o la propia Dubai en una apretada agenda de ocho días de duración.
.
Pero cuando llevaban dos días de viaje en el barco, Ana, de 36 años, comenzó a sangrar vaginalmente de una forma anormal, por lo que solicitó la atención del médico de la embarcación, quien únicamente pudo intentar compensar la hemorragia mediante la colocación de un gotero, ordenar un reposo absoluto y dar aviso a una ambulancia para que esperase a la paciente a la llegada al puerto de Dubai, al que llegaron dos días después.
.
Ana fue trasladada al centro sanitario Nmc Spciality Hospital L. L.C. acompañada de su marido y una guía del barco, y tras una primera inspección por parte de personal sanitario femenino, se le diagnosticó un posible aborto como causa de las hemorragias, algo que la propia paciente desmintió, ya que apenas diez días antes había sido visitada por su ginecólogo y su periodo menstrual había sido normal.
No obstante, el personal médico siguió en su diagnóstico, por lo que procedieron a solicitar el Libro de Familia de la pareja para comprobar la relación entre ambos, ya que en los Emiratos Árabes las relaciones sexuales fuera del matrimonio son ilegales y pueden conllevar pena de prisión. De hecho, en enero, una ciudadana británica fue a denunciar una violación y acabó detenida por tener sexo extramatrimonial en Dubai.
.
El matrimonio de Xàtiva, que tiene una hija de ocho años, no llevaba encima el documento, por lo que Javier fue retenido de inmediato en el hospital por dos policías armados, exigiéndole que tenía como plazo máximo una hora para presentar el libro o en caso contrario sería encarcelado. Además, a su mujer no se la iba a atender mientras no se mostrase la acreditación de su matrimonio.
.
Ana recuerda el momento donde la impotencia se apoderó de ambos. «Yo me estaba desangrando y después supe que llegué a una gravedad extrema mientras mi marido intentaba tranquilizarme con los dos agentes al lado. Las mujeres sanitarias me miraban de forma despectiva. Me colocaron una vía y para ello me pincharon repetidas veces. O les enseñábamos el Libro de Familia o me moría desangrada en Dubai».
«Javier llamó a una empleada de la empresa para que fuese a nuestra casa y buscase el documento, y al final lo pudo mandar por fax al hospital cuando a mi marido estaban a punto de llevárselo. Sólo entonces procedieron a atenderme, y necesité tres bolsas de sangre para una transfusión antes de que me hiciesen un legrado. Estuve tres días ingresada», recuerda Ana.
.
Pero la historia no acabó ahí, ya que el día que tenían que salir del centro para volver a España se les exigió el pago de 3.400 euros pese a tener un seguro contratado. Lograron el dinero y escaparon del hospital cuando apenas quedaba una hora para la salida del avión.
.
Ana aún siente las lágrimas en los ojos cuando lo narra. «No quiero que a nadie le pase esto. Ellos quieren que se respeten sus derechos y su cultura pero la nuestra la pisotean. Ha sido una pesadilla y creía que nunca más volvería a ver ni a mi hija ni a mi marido».