Cien años de soledad

Esta novela de Gabriel García Márquez me resulta difícil de catalogar. Tiene un estilo propio, curioso, peculiar.

La forma de narración llamada “realismo mágico” es la que predomina, y entre alfombras voladoras, espíritus de fallecidos que dialogan con los vivos, telequinesis, levitaciones, diluvios de mas de cuatro años y otras retorcidas exageraciones de lo cotidiano, Cien años de soledad nos cuenta la historia de la familia Buendía a lo largo de siete generaciones y del pueblo llamado Macondo, que José Arcadio Buendía, el primero de la estirpe, junto con su esposa (y prima) Úrsula Iguarán fundaron y en el que construyeron la casa que es el escenario principal de la novela. No en vano estuvo a punto de titularse “La casa”

CienAñosDeSoledad

Mis padres me prestaron el libro y lo devolví sin hacerle una foto, así que uso una de archivo.

La historia de la familia Buendía cuenta como la avaricia, el orgullo y la hipocresía se ciernen sobre algo bonito que se ha creado con cariño para corromperlo y malograrlo. Es una historia que se repite inevitablemente una y otra vez generación tras generación.

Cien años de soledad es un grito de advertencia dirigido a todo el mundo. Nos dice que de nosotros depende el futuro que nos tocará vivir. Nos hace reflexionar sobre la sociedad en que vivimos, la política, los intereses económicos, las guerras, la pobreza, el mantener las apariencias, el “que dirán”, los prejuicios, el pasar de todo, etc… Nos enseña a darnos cuenta de lo que tenemos y a ver lo que realmente vale la pena. Los Buendía siempre lo tuvieron delante de sus narices, pero no supieron verlo.

No es una lectura taciturna. Al principio es entretenida y alegre, incluso humorística, se lee rápido y de buen gusto. Pero la parte central me pareció un verdadero tostón. Tanto Aureliano y tanto nombre de familiar repetido marea un poco. Cuesta leer y parece que la historia no avance. Ya no es alegre. Afortunadamente al final recobra el ritmo y el interés no decae hasta concluir, pero no pude librarme de una sensación de tristeza al ver como los personajes se apagan poco a poco.

{…y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.}

2 comments so far

  1. Lupita on

    A mí es un libro que me enamoró la primera vez que lo leí y me sigue encantando a pesar de no estar dentro del estilo de lectura que “consumo” habitualmente. Coincido contigo en que a veces te tienes que parar a pensar de quien están hablando con tanto repetir nombres y apellidos pero… merece la pena leerlo.
    Un besito

  2. elmonstre on

    Tampoco es el estilo al que estoy acostumbrado, pero si, merece la pena leerlo.

    Un saludo, Lupita.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: