El Juego de Ender

Hace ya ochenta años de la segunda invasión, pero los insectores van a volver y esta vez la humanidad necesitará algo más que suerte para vencer.

Hemos logrado superar la velocidad de la luz, hemos logrado dominar la gravedad a nuestro antojo, hemos alcanzado metas inimaginables en el campo de la ciencia. Tenemos más y mejores naves y nuevo armamento, pero ellos también han tenido tiempo de prepararse. Nos superan en número y nunca hemos logrado entenderlos. Jamás se ha conseguido establecer comunicación y ni siquiera sabemos por qué nos atacan.

La humanidad necesita un líder, alguien capaz de guiar a la Flota Internacional en una guerra tras la cual humanos o insectores dejarán de existir.

Ender es fruto de una criba genética en busca de ese líder, pero queda poco tiempo y se convierte en la última esperanza. Dejará atrás a sus seres queridos para ingresar en la Escuela de Batalla, donde aprenderá tácticas militares, estrategia, dotes de mando y los conocimientos necesarios para desempeñar su misión. Las batallas entre escuadras con gravedad cero y las simulaciones por ordenador de combates estelares serán los juegos cada vez más complicados que Ender tendrá que ganar para ir subiendo peldaños en la escuela.

Ender es muy inteligente, aprende rápido y avanza a pasos agigantados, pero sobretodo es un niño, y aquí es donde Orson Scott Card hace su magia.

el-juego-de-ender

Pocos libros lograrán meternos tanto en situación con tan pocos datos del entorno. El escenario, los objetos y los personajes son descritos con austeridad. No hay una sola descripción compleja en toda la novela. De las grandes astronaves, por ejemplo, nos dice que son enormes y con una gran panza donde se albergan los cazas, nada mas. Lo genial es que no hace falta.

El autor se centra en los sentimientos, en cómo reaccionan los personajes ante las situaciones, en su estado de ánimo, en sus manías, temores y obsesiones, en como manipulan o son manipulados psicológicamente. Que sienten en cada momento. Alegría, esperanza, odio, frustración. Logra meternos en la piel del protagonista y mostrarnos al héroe y también al niño que puede ceder bajo una excesiva presión. El tratamiento de los personajes es excepcional y llega a ser tan importante o mas que la historia en si misma.

El final, brillante.

El Juego de Ender es adictivo. Se lee rápido. Es el tipo de libro que leerías de una sentada. La acción no decae y siempre se espera saber que ocurrirá después. Escrito de forma ágil, fluida y sencilla, es apto para peques o principiantes.

Ante su éxito, Orson Scott Card decidió crear una saga que consta de “La Voz de los Muertos” “Ender el Xenocida” e “Hijos de la Mente” donde trata la condición humana, las relaciones entre especies de diferentes mundos y otros aspectos científicos y filosóficos.
Paralela a la historia contada en esta saga, hay otra conformada por “La Sombra de Ender” “La Sombra de Hegemón” y “Marionetas de la Sombra”
El último libro “La Sombra del Gigante”, cuenta las vivencias de Bean, lugarteniente de Ender en el primer libro.

Me ha encantado “El Juego de Ender”  Una joyita que pasa muy rápido.

1 comment so far

  1. Lupita on

    Me alegra que te haya gustado, como te comenté lo leí hace ya pero que muchos años y me encantó. Leí también la segunda parte, “La voz de los muertos” pero sin duda me quedo con el primero, es como tu dices, un libro de fácil lectura que te mete muy bien en situación… recuerdo los entrenamientos que hacían y cómo planeaban las estrategias, es algo que me llamó mucho la atención en su momento…
    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: