Silencio

Ruido.

Esta por todas partes.

Vivimos rodeados por el a todas horas, en todas partes.

La circulación, las obras, la música demasiado alta, la maquinaria
del ascensor, el teléfono móvil, el timbre, el despertador, la canica
que cada noche a las tres de la mañana se le cae al vecino de arriba,
el incesante zumbido del ordenador. La lista es interminable.

Cada vez cuesta mas alejarse del mundanal ruido.

Silencio.

Es un arte.

El silencio absoluto puede resultar ensordecedor.

La clave está en conseguir una atmósfera, un ambiente que contenga
“algo” pero resulte apacible, sencillo, sin estridencias.

Me gusta poder sentarme y disfrutar de un buen café mientras leo el
periódico. Desconectar.

Pero harto difícil es encontrar donde poder hacerlo.

Lo primero es poder apoyar la lectura en la mesa y que quede sitio
para la taza de café. ¿Por qué ponen esas mesas tan pequeñitas?
Por no hablar de las sillas y taburetes con reposabrazos “abrazo de oso”
o la imposibilidad de ubicar ropa de abrigo sin restregarla por el suelo.
Ante tal esmero por la comodidad de los clientes, ni me acerco.

La afluencia de personal y, sobretodo, la densidad demográfica del
recinto también son determinantes.
No entiendo como hay gente que busca mesa entre empujones y el peor
enemigo del silencio, el “Efecto Gallinero”, al que acabaran por
unirse aumentando su potencia, dada la imposibilidad de mantener una
conversación sin dejarse las amígdalas.
La reverberación de los cacareos se percibe de lejos, haciéndome cambiar
de dirección.

La televisión ¡Que magnifico invento!
Si no fuera porque intento hacer lectura comprensiva y con el
programa de Ana Rosa Quintana a todo trapo no me oigo pensar.
Descartado.

Música. Esto si que es un buen invento.
No tengo problemas con el estilo, pues me gusta casi toda (casi)
Pero la música está para escucharla, no para que te la bombardeen
y acabes mas concentrado en ignorarla que en resolver el crucigrama
de la última página.
Por mucho que me guste una canción si los altavoces se están
desgañitando en reproducirla me suena igual que un martillo neumático.
El volumen debe permitirte quitarle atención si estás metido en
otro asunto y, poder escucharla si quieres disfrutarla.
En su justa medida es el ingrediente perfecto para crear ese ambiente
que busco.

En un país donde hay mas bares que en el resto de Europa junta, solo
conozco un par de locales que reunan las características necesarias para
gozar del silencio y poder desconectar un momento del segundo país
más ruidoso del mundo, a la zaga de Japón.

¿Tan difícil resulta? Parece que si.

Yo seguiré huyendo de la multitud y buscaré mi rinconcito tranquilo
hasta que conecten la moledora de café, descarguen la cerveza del camión
sin parar el motor o entre la cuadrilla de obreros para almorzar desgarrando
mis neuronas con su potente “conversación”

Entonces me dará igual el zumbido de los ordenadores, el volumen con
esteroides de la publicidad en televisión, el perro del vecino de arriba
y los que se equivocan de botón en el interfono.

Porque al fin y al cabo, cagar como en casa no se caga en ningún sitio.

3 comments so far

  1. jopo on

    joer tio, q razon llevas!!!
    mas razon q un santo, ruidos y ruidos,por todos lados. de todos modos yo he acabado medio acostumbrandome, ademas tengo un pitido permanente en los oidos, aveces mas o menso, pero ahi esta.
    a veces me olvido de el , pero otras…

    pero bueno, te leo

  2. elmonstre on

    La cuestión es que aunque te acostumbres, los ignores o estés durmiendo, al cerebro le llega toda esa porquería.

  3. […] rellenar el churro de huecos que vemos en pantalla con los números que nos dicte. Mas vale tener silencio o anotarlos para escribirlos después. Ojíto de nuevo con equivocarse y […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: